El residencial es un Edificio de Consumo Casi Nulo. Esto se consigue gracias a que la demanda energética del edificio es inferior a 20 kwh/m2 año, según lo establecido en el Acuerdo del Ayuntamiento de Madrid con fecha 25 de Mayo de 2016.