El estilo nórdico lleva ya unos años y parece que perdurará en el tiempo. Este estilo nació a principios del siglo XX y provenía de los países del norte de Europa. Hoy día, el estilo nórdico, es una tendencia en interiorismo, por eso te contamos cómo decorar tu salón al estilo nórdico.

El estilo nórdico es un estilo sencillo, cálido y natural. Es también conocido como estilo scandi y es considerado por la gran mayoría de interioristas como el estilo más trendy. Aplicar este interiorismo en casa es apostar por la sofisticación y la armonía consiguiendo un resultado que es admirado por todos.

Lo más importante en un salón de estilo nórdico es luz

La luz es lo más importante precisamente porque en los países escandinavos no destacan precisamente por tener días de mucha luz. La mayor parte del año la pasan a oscuras por lo que tener luz es un bien muy valioso.

Decorar tu salón al estilo nórdico te ayudará a evitar que ningún rincón quede oscuro. En este estilo todo está pensado para multiplicar la claridad dentro de los espacios es por eso por lo que es preferible no agobiar los rincones con mobiliario.

¿Qué colores puedes incluir en un salón de estilo escandinavo?

El color blanco es perfecto para aprovechar y reflejar los rayos del sol. La luz natural te ayudará a iluminar cada rincón de casa. Por lo general, en los ambientes de estilo escandinavo destacan los tonos neutros y claros siendo el blanco el más utilizado. En los países nórdicos las horas del son escasas por eso en los interiores los muebles blancos predominan para ayudar a ganar sensación de luz.

Una sencillez que atrae a los más jóvenes y no tan jóvenes

En los últimos años este estilo ha sido un éxito en todo el mundo haciéndose un hecho entre los estilos decorativos más demandados. La sencillez que aporta este diseño atrae a personas que buscan simplificar su casa sin perder la sensación de hogar.

El estilo nórdico ayuda a que te sientas bien ya que sus claves de decoración están muy ligadas a la climatología de ahí que se busquen interiores tan luminosos y textiles cálidos por las bajas temperaturas.