La decoración de Halloween y su fiesta tiene origen celta y no estadounidense. Todo el mundo, tanto niños como adultos se enfundan disfraces terroríficos. Algunos los compran, y otros prefieren hacérselo a mano. Los niños, normalmente, suelen hacérselo en el colegio con ayuda de sus compañeros y profesores.