Los tonos claros siguen estando de moda para la decoración del hogar, y es que, aparte de ser fácilmente combinable con cualquier otro tono, el resultado es siempre un acierto.