Si estás suscrito a alguna revista de decoración o sueles buscar ideas de decoración en Internet de forma habitual, seguro que te has dado cuenta de que las guirnaldas de luces de han puesto muy de moda en los últimos tiempos. Ideales para aportar a las diferentes estancias de la casa un toque de originalidad. Gracias a ellas, podemos crear espacios elegantes, alegres y divertidos. Por esta razón, son uno de los elementos más utilizados en la decoración de interiores.

Con la ventaja de que podemos combinar diferentes colores en función del tipo de habitación y de la sensación que queramos transmitir. Si buscas un ambiente cálido y acogedor, lo mejor es decantarse por tonos como el tierra, el beige o el vainilla. Si queremos que el ambiente sea más elegante, optaremos por los grises, los negros y los blancos. Y si eres alegre y soñadora, el turquesa es siempre una excelente elección. Incluso, si  no lo tienes muy claro, el blanco siempre es perfecto y combina con todo.

Guirnaldas en la cama

Las guirnaldas de luces son ideales para dar un toque más romántico al dormitorio. Podemos hacer formas con ellas y colocarlas en el cabecero de la cama, pero también dejarlas caer sobre un tul colgado del techo o de la pared que se encuentra detrás de los cojines. De esta forma, pueden crearse espacios realmente mágicos. Pero también puedes utilizarlas con elementos decorativos más rústicos, como las ramas de de árbol sobre el cabecero.

Guirnaldas para crear un ambiente bohemio

Podemos decorar el techo del dormitorio con algunas guirnaldas de luces para dar un toque bohemio y folk.  De la misma forma que caerían las lianas naturales de la selva. El resultado es espectacular. Pero también puedes colgar fotos de ellas, ya sea desde el techo o utilizándolas como ensamblaje para las imágenes en la pared. Esta idea es perfecta tanto para los dormitorios juveniles como para los dormitorios infantiles, donde los más pequeños no solamente pueden poner fotos, sino también sus propios dibujos.

Guirnaldas nórdicas

El estilo nórdico es tendencia y presenta su propia sintaxis a la hora de decorar con guirnaldas. Generalmente suelen ponerse de color negro para hacer contraste con el color blanco que impera en este tipo de decoraciones. Una idea muy interesante si estás pensando en dar un lavado de cara a alguna estancia de tu hogar.

Guirnaldas en forma de bolas de colores

Aunque puedes comprarlas, también puedes crearlas tú mismo. Solamente necesitas comprar la guinarlda y crear una forma esférica alrededor de cada luz. Luego podrás pintarlas o forrarlas como prefieras para darles tu propio toque y que combinen bien con el resto de la decoración.

Guirnaldas para crear lugares más íntimos

Puedes colocar las guirnaldas de luces en una esquina de la casa que no utilices mucho y colocar un sillón para crear un rincón más íntimo donde relajarte tomando un café o disfrutar de una buena lectura. Pero si no tienes mucho espacio para tener un rincón exclusivamente para ello, siempre puedes ponerlas debajo del sofá para resaltar la belleza y dar protagonismo a esta espacio.

Guirnaldas para decorar ventanas

Podemos decorar el marco de la ventana con guirnaldas de colores para dar un toque diferente a nuestro hogar y para que la luz se vea desde el exterior. Una excelente idea para dar protagonismo a las ventanas de la casa.

Como puedes ver, cualquier lugar de la vivienda es ideal para colocar guirnaldas de colores. Con la ventaja de que son fáciles de poner y quitar, por lo que podemos cambiar la decoración de la casa siempre que nos apetezca y dar protagonismo a los lugares que queramos y llenarlos de magia.