Los edificios de obra nueva están obligados a mostrar su calificación energética, desde la primera fase del proyecto. La etiqueta, donde se refleja, es la misma que la existente en cualquier edificio que este en venta o alquiler.

Un certificado energético determina el grado de eficiencia energética de un inmueble. Desde el 1 de junio de 2013, todas las viviendas o edificios en venta o alquiler deben de disponer de este certificado.

¿Qué es la calificación energética?

La calificación energética es un valor que determina el grado de  eficiencia energética, en términos de energía bajo unas condiciones normales de uso y ocupación.

Para poder calcularla, hay que tener en cuenta varios servicios como la calefacción, la electricidad, la producción, el consumo del agua, ventilación de la vivienda etc.

 

¿Cómo se calcula el valor final de la eficiencia energética?

Para determinar el grado de eficiencia, se debe dividir los kilogramos de C02 emitidos al año entre los metros cuadrados de la vivienda.

 

¿Cuántos tipos de certificados energéticos de la vivienda existen?

Se pueden obtener distintos certificados energéticos, van desde la letra A -la más eficiente- hasta la letra G, inmuebles con menor eficiencia energética.

Las etiquetas A, B y C son las que representan a los edificios más eficientes en términos de energía.

– La letra A se asocia con las construcciones más verdes. En definitiva, son aquellas que tienen menos de 50Kw/m2 de consumo energético anual. Por lo tanto, que un edificio tenga una calificación energética A supone que la casa tiene un buen aislamiento térmico, evita la entrada de calor y frío, las ventanas herméticas permiten el paso de luz e impiden que se cuele el frío o el calor.

También, es importante que los electrodomésticos y los equipos que forman la casa dispongan de un consumo energético bajo. Este bajo consumo genera como resultado un ahorro de energía. A parte, ayuda a tener una correcta iluminación led, la geotermia, una buena orientación de la vivienda y el empleo de materiales eficientes.

 

¿Cuáles son los objetivos de obra nueva en 2020?

La repuesta es conseguir un objetivo casi nulo. La Unión Europea ha adoptado una serie de medidas que permiten reducir el consumo de energía y harán posible que se cumpla el Protocolo de Kyoto:

  • Reducción de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, representado con un 20%.
  • 20% de aumento de la eficiencia energética.
  • Del consumo total de energía, un 20% procede de fuentes renovables.

Con este protocolo se obliga a que los edificios de obra nueva, a partir del 31 de diciembre de 2020, serán edificios de consumo o energía casi nulo. Esto quiere decir que los edificios de nueva construcción tendrán que tener una demanda de energías renovables.

En Vía Célere, consideramos que comprar una casa es una de las decisiones más importantes de nuestra vida y queremos facilitarte la decisión. Para ello, hemos creado una serie de herramientas que te ayudarán a conocer el ahorro, que proporciona vivir en una casa con calificación energética A. Te ayudará a orientarte sobre la cuota mensual de la hipoteca y los gastos asociados a la compra.

Todas nuestras promociones cuentan con calificación energética A, lo que supone un ahorro energético estimado de un 89%, disminuyendo las emisiones de CO2 y una reducción significativa de la demanda energética del edifico  (calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria). Esta calificación se traduce en un ahorro económico equivalente a unos 800€* al año.

Calcula tu ahorro con nuestra calculadora de eficiencia energética.