El 17% de las personas que cambian de residencia lo hacen porque llega un nuevo miembro a la familia, según se recoge en el barómetro de Vía Célere, promotora especializada en el desarrollo, inversión y gestión de activos inmobiliarios. Un nacimiento muchas veces desencadena la necesidad de poner en marcha una infraestructura que requiere de una mudanza. Ya sea por espacio o por la necesidad de nuevas instalaciones, lo cierto es que cuando las parejas buscan aumentar la familia, suelen decantarse por residencias más amplias. Por este motivo, te contamos cómo preparar la casa para la llegada del bebé

Este es uno de los puntos a los que las familias prestan más atención, por lo que el 16,69% de aquellas que tienen hijos menores de 15 años, aseguran que le dan importancia al tamaño de la vivienda, fijándose en el número de habitaciones, metros cuadrados o la cantidad de baños disponibles

Recomendaciones para preparar la casa para la llegada del bebé

En este escenario, es importante tener en cuenta qué medidas se pueden aplicar en casa ante la llegada de un bebé, o qué recomendaciones se deben tener en cuenta:

 

Un espacio exclusivo

Si la distribución de la vivienda lo permite, se recomienda que el nuevo miembro disponga de un lugar específico. Preparar su habitación durante los meses de embarazo ayudará a tomarlo con más calma y prestar atención a todos los detalles. Los primeros meses el recién nacido dormirá cerca de los padres, pero posteriormente es recomendable que pase a su habitación o a un  dormitorio que sea seguro, con el fin de que se habitúe a dormir solo. Aunque comparta dormitorio con otros hermanos, es importante que cada uno cuente con su propio espacio en el que almacenar su ropa, juguetes u otros elementos, con el fin de dotarles de cierta intimidad.

 

Mobiliario reutilizable

Existe cada vez más oferta de muebles que se adaptan a la vida de un niño, desde cunas que luego se convierten en escritorios, a camas que se alargan según su altura. Adquirir este tipo de elementos, además de suponer un ahorro, al menos en sus primeros años de vida, hará que se permita reutilizar también toda la decoración.

 

Pequeñas reformas

 

El 77,5% de las personas con hijos disponen de vivienda en propiedad, según los datos de Vía Célere, por lo que tienen más capacidad de hacer pequeñas reformas, de ser necesario, que aquellos que viven en un piso de alquiler. El cambio más habitual es la pintura, por lo que se recomienda que sea plástica, que es más fácil de limpiar cuando se tienen niños pequeños.

 

Prevención y seguridad

 

Más allá de posibles golpes con las esquinas de los muebles, es importante concienciarse sobre la necesidad de protegerles de otros elementos como enchufes o productos de limpieza, que pueden dañar su salud si los manipulan. Tapar conexiones eléctricas y guardar los productos más tóxicos en mueles alejados de su acceso es clave en la protección de su integridad.

 

Mejor en un barrio

 

El estudio elaborado por Vía Célere también ha detectado que el 36,9% de las personas con hijos viven en barrios, por encima de otras localizaciones como el centro de la ciudad (34,9%) o urbanizaciones fuera del casco urbano (21,8%). Esta situación se debe principalmente a que este tipo de núcleos urbanos disponen de multitud de opciones e infraestructura (servicios sanitarios, colegios, tiendas…) que facilita la crianza de los pequeños de la casa.

 

Espacios comunes

 

Además, es cada vez más habitual buscar ubicaciones que permitan que la vida se realice casi sin salir del entorno más cercano. Por este motivo las promociones cada vez incluyen más áreas especialmente indicadas para los niños. De hecho, el 32,4% de las viviendas de las familias con hijos pequeños (de hasta 7 años), tienen ya parque infantil. Y el 13,16% dispone, además, de sala de juegos. “Incluso antes de tener hijos, son muchas las personas que optan por este tipo de vivienda, que fomenta una mayor comodidad a la hora de gestionar, sobre todo el tiempo de ocio, cada vez más escaso en la sociedad en la que vivimos”, explica Cristina Ontoso, directora comercial y de marketing de Vía Célere.

 

En definitiva, la llegada de un nuevo miembro a la familia estará determinado no solo por la adaptación a esta nueva situación, sino por las propias oportunidades y capacidades disponibles. Todo es cuestión de organización.