Una comida de miedo con una compañía para no olvidar

Preparar una comida de Halloween para una fiesta de miedo requiere una apariencia terrorífica y de auténtico miedo para llamar la atención de nuestros invitados. Cuando vemos un plato de comida preparado de una forma atractiva nos atrae para probarlos sin necesidad de preguntar qué es o tener que olerlo.

Preparar una comida de Halloween animará a tu fiesta y ayudarás a crear una experiencia increíble.

La noche de Halloween surge como contracción de la expresión inglesa “All Hallows Eve” que en nuestra lengua es la víspera de todos los santos. Se trata de una celebración que también se conoce como la noche de las brujas, la noche de víspera de los difuntos o la noche de los muertos. Es una costumbre fundamental decorar las casas con todo tipo de elementos que ayuden a recrear una historia de terror tanto por fuera como por dentro.

¿Qué no puede faltar en una comida de Halloween?

Golosinas

Las golosinas es un básico que no se te puede olvidar. Son el centro de la fiesta, tienes que tenerlas a mano y que sean muy variadas para que cuando los niños toquen tu puerta seas tu y no ellos quien sorprenda. Hoy día las golosinas las puedes encontrar en forma de bichos, arañas y ojos.

Bebidas espeluznantes

El ponche sangriento es un clásico, necesitarás zumo de frutas con especias para los niños y para los mayores cambiar las especias por un poquito de licor.

Aperitivos

Los huesos rellenos como base mezclándolos con yemas, atún y mayonesa. Para hacerlos terroríficos puedes incluir a la receta aceitunas negras para que hagan la forma de los ojos.

Pizzas en forma de momia

Este plato es muy sencillo, son mini pizzas decoradas con tomate y queso encima con forma de tiras. Una vez fundido parecerán auténticas momias.

Un postre tenebroso

Las manzanas envenenadas son muy fáciles de hacer, solo tienes que añadir colorante negro al caramelo y bañarlas. Otros postres pueden ser galletas en forma de lapida para simular un cementerio, fantasmas creados con nubes de azúcar o tartas a las que aplicar sirope de chocolate para dibujar una tela de araña.

¿Cómo organizar una fiesta de Halloween?

Halloween es una fiesta típica de Estados Unidos que ha logrado que en España y en el resto de Europa se extienda y sea cada vez más normal celebrarla.

Disfrázate, tienes que ser original

Tú y tus invitados tendréis que estar en la fiesta disfrazados. No hay que poner excusas, cualquier disfraz de Halloween será fácil hacerlo. Si ves que algunos de tus invitados no se disfrazan ten preparados gorros, sombreros o antifaces para tratar de crear un ambiente siniestro. Animales a pintarse las caras con barras de colores.

Photocall y globos

Las fotos que hagas en la fiesta te ayudarán recordar momentos, por este motivo, pide a tus invitados al llegar que se hagan una foto y después como recuerdo podrás enviársela.

Decorar con globos es imprescindible ya que hoy día hay mil formas que ayudan a recrear una noche así. Es importante que el color negro y naranja estén presentes, así como aquellos en forma de murciélago, calabaza o fantasma.

Atrezzo y luces

Utiliza una vajilla de colores lisos negro, naranja o blanco combinada con otros elementos diseñados específicamente para Halloween, calabazas, calaveras, telarañas o incluso cubiertos de madera.

La luz es un elemento fundamental en una fiesta de este tipo, compra bombillas de lámpara de techo con luz negra y coloca alguna vela por algún rincón de casa para crear una luz fantasmagórica.