Tener un huerto ecológico en casa, cultivar nuestras propias verduras y hortalizas y poder comerlas es una sensación única. Verdaderamente son muchos los que piensan que esta práctica es un lujo que todo el mundo puede permitirse.

 

Una opción de autoconsumo y de tomar conciencia

 

Cada vez son más las personas que deciden tener un huerto ecológico en casa. Muchas lo hacen por no comprar productos diariamente y de una manera habitual y otras piensan en que es la mejor opción de autoconsumo.

 

El concepto autoconsumo es muy antiguo ya que era una alternativa a civilizaciones que no tenían relación con otros lugares y tenían que abastecerse con los únicos medios o recursos que tenían disponibles. Hoy día esta práctica se sigue llevando a cabo y son muchas las personas que lo practican.

 

El autoconsumo es tomar conciencia de que necesitamos dar vida a productos más sano y por tanto reducir el impacto de los procesos de cultivo en el medio ambiente.

 

Una vez tengas decidido donde vas a ubicar tu huerto ya puedes ponerte manos a la obra.

 

¿Qué necesitas para iniciarte en un huerto ecológico?

 

Primero de todo es elegir el material que más te convenga para construir el soporte o las macetas. No compres nada y utiliza cosas que tengas por casa que puedas darle una segunda vida. En función del espacio podrás montar un huerto horizontal con macetas una al lado de la otra o huerto vertical en distintas alturas. Ahorrarás espacio y trabajarás con mayor comodidad.

 

Ten en cuenta los siguientes aspectos para tener un huerto ecológico perfecto:

 

Alimentos

Tienes que decidir qué tipo de alimentación quieres cultivar: verduras, frutas, hortalizas o legumbres.

 

Luz y agua

Para un buen cultivo es necesario el agua y la luz. Son dos elementos muy necesarios para sacar adelante el huerto.

 

Fertilizantes naturales

 

Un huerto ecológico no usa fertilizantes químicos. Los tratamientos que se llevan a cabo son preventivos contra enfermedades y plagas. Se pueden emplear productos naturales como cola de caballo o el agua de ajo.

Para tener un huerto ecológico sano es muy importante también el estiércol, el humus de lombriz, los abonos verdes, las algas o los residuos de otras cosechas.