La edificación sostenible es aquella que desarrolla y estudia sobre su huella ambiental desde la fase de proyecto, teniendo en cuenta los impactos que va a producir en su construcción y su vida útil. Haciendo este trabajo es una manera de tomar mediadas y decisiones que a futuro sean óptimas y contribuyan a disminuir el impacto medioambiental.

Luchar contra el cambio climático es primordial. Por ello, en el post de hoy, hablaremos de reducir emisiones de gases de efecto invernadero, profundizaremos en el consumo energético y cómo la utilización de los recursos naturales son ahora una prioridad.

¿Cuáles son las principales características de una edificación sostenible?

En los últimos tiempos empresas dedicadas al sector de la construcción han girado a edificaciones más  sustentables, cuyo principal objetivo es reducir el impacto ambiental.

Para llevar a cabo una edificación basada en la sostenibilidad es importante:

  • Ubicación

Debemos evitar zonas o áreas de gran contaminación atmosférica y acústica, líneas eléctricas o zonas con fracturas geológicas.

  • Vida del edificio

Los edificios tienen un ciclo de vida que comienza desde que se proyecta hasta que se derriba. Una edificación sostenible debe tener en cuanta qué recursos y residuos dejará con su derribo.

  • Construcciones híbridas para una edificación sostenible

Una edificación sustentable siempre va a buscar una combinación entre las nuevas tecnologías, la estética y el entorno que le rodea. Siempre teniendo en cuenta que la construcción debe respetar la naturaleza y el entorno urbano.

  • Integración con el entorno

Hay que conservar lo máximo posible la naturaleza del paisaje teniendo en cuenta edificios verdes que cuenten con jardines verticales y otros elementos naturales.

Es necesario e imprescindible este punto ya que gracias a la vegetación conseguiremos bloquear la radiación solar algo que en las construcciones actuales lo hace un toldo o cristales preparados para ello.

  • Espacio eficiente

Es una clave de este tipo de edificaciones. Para ello, una de las técnicas más utilizadas es la construcción de un sistema de suelo eficiente y reduciendo la altura general del edificio.

  • Luz natural

Un diseño basado en la luz natural evitará el consumo eléctrico. No te olvides de los materiales de construcciones, tendrán que ser específicos para crear un clima óptimo.