Los suelos hidráulicos son baldosas decorativas artesanales compuestas de cemento pigmento. El suelo hidráulico se fabrica en cemento comprimido con prensas hidráulicas, son totalmente compatibles con cualquier elemento decorativo.

El suelo hidráulico cocina no es algo nuevo, ha vuelto con más fuerza que nunca desde sus orígenes en el siglo XIX en Francia. Son suelos muy resistentes y se pueden utilizar también para zonas de exterior. Para cuidar este tipo de suelo, por lo general, suele aplicarse una capa impermeable que proteja el suelo de agua, grasa y otras manchas.

Presentan un toque retro y original. Tienen una amplia gama de colores y combinaciones para cualquier tipo de gusto y preferencia.

La evolución de la cerámica

Hace varios siglos atrás era una labor artesanal, pero hoy es una opción para cualquier reforma o diseño de interiorismo.

Las ventajas de este tipo de suelos es que son de calidad y el precio es asequible. En cuanto al diseño la principal ventaja es que no tienes porque recurrir a uno monótono, con el suelo hidráulico podrás aportar a tu suelo color y alegría.

Gracias a las innovaciones de la cerámica este tipo de suelos se han vuelto a poner de moda, sobre todo, en baños y cocinas. Ayudan a llenar las estancias de color y son un estilo único para tu casa. Es una tendencia arriesgada pero muy atractiva.

Los suelos hidráulicos dan un toque diferenciador a nuestra cocina

El color blanco es un color seguro en una cocina e incluir baldosas hidráulicas ofrece una estética bonita y siempre de tendencia.

Como comentábamos, el color blanco, es el preferido por muchos. El blanco no pasa de moda y aporta amplitud incluso cuando la cocina es más reducida.

Una combinación muy nórdica

La combinación de color blanco y suelo hidráulico se asocia con el estilo nórdico. Esta mezcla de colores neutros puede resultar un poco frío, pero para darle más personalidad al espacio puedes combinarlo con muebles o con otros elementos de madera o de materiales originales. Será una solución perfecta para dar un toque cálido a nuestra cocina. Existen muchas formas y colores que ayudarán a dar juego a tu cocina o baño.

En cuanto a la estética es mejor huir de los estampados cargados y los colores muy mezclados y llamativos. Para una vivienda donde lo vas a ver cada día es mejor recurrir a los tonos de suelo neutro para revivir el más puro estilo vintage.

¡Anímate y prueba!