Reciclar residuos orgánicos ayuda a reducir el impacto ambiental. La mayoría de estos residuos son desechos de comida, restos vegetales que provienen de la recogida municipal y comercial de nuestras ciudades, así como de las industrias agroalimentarias y derivados.