Usos de la pizarra en casa

La pizarra está en auge. Y no solamente como material de construcción, sino también para la decoración. Las opciones son muy variadas y casi siempre el límite lo pone nuestra propia imaginación. La pizarra es una roca metamórfica que se forma a partir de sedimentos arcillosos prensados y que ofrece muchas ventajas. En primer lugar es impermeable y aislante térmico, por lo que resulta muy interesante para climas fríos. Además es muy resistente al fuego y permanece intacto a lo largo de los años sin que el clima la deteriore. Por otro lado, tampoco debemos preocuparnos de su mantenimiento, ya que no le afectan ni el musgo ni los productos químicos ni los insectos.

En cuanto a sus características dentro de la decoración,  los colores negro, gris y marrón en los que se presenta, combinan muy bien con una gran variedad de colores. Por eso, se utiliza mucho en revestimientos de interiores, suelos, chimeneas y paredes, aportando calidez y elegancia a cualquier habitación. Veamos con más detalle algunos de los usos más frecuentes de la pizarra en la decoración del hogar y aprovecha para sacar ideas para el tuyo:

1. Suelos exteriores

La pizarra es un material muy interesante para suelos exteriores por sus propiedades antideslizantes. Por este motivo, podemos usarla para cubrir el suelo que rodea la piscina o hacer caminos en el jardín. Eso sí, antes de instalarlo como revestimiento para suelos, es importante asegurarse de que la superficie está completamente lisa. No obstante, en el jardín resulta mucho más sencillo, sobre todo su se hace sobre la tierra pues solamente hay que presionarlas para asegurarnos de que no se mueven.

2. Platos y bandejas de pizarra

Los platos y bandejas de pizarra están de moda. Seguro que has podido verlos más de una vez en restaurantes. Pero además de ser muy elegantes, ofrecen otras muchas ventajas. Pueden lavarse a mano con agua y jabón. No obstante, hay que evitar frotarlos con fuerza y exponerlos a las altas temperaturas del lavavajillas.

3. Decoración con pintura de pizarra

La decoración con pintura de pizarra puede dar mucho juego a nuestro hogar. Y no sólo para los dormitorios de los niños, sino también para cualquier rincón de la casa. Desde la cocina a las puertas de entrada, pasando por los mil detalles que podemos reconvertir de esta forma y darles un toque diferente y original. Y lo mejor de todo es que si nos cansamos, siempre podemos cambiarlo.

  • Dormitorios infantiles: la pizarra puede ser una excelente idea para que los niños se expresen, pero también para estudiar o como recordatorio de las tareas pendientes. Podemos usar pizarras de toda la vida, pero también pintar alguna pared. Si no hay mucho espacio, siempre puedes aprovechar la parte trasera de la puerta o las puertas de los armarios. De esta forma, podrán cambiar su habitación a su gusto solamente con un borrador y una tiza. ¡Seguro que a tus hijos les encanta!
  • Zonas de estudio: también es una buena idea hacerlo en las zonas de estudio donde siempre necesitamos tener a mano un papel y un boli. Gracias a ello, podremos tener siempre en mente las tareas pendientes o aquello que no debemos olvidar. Perfecto para aquellos que sean muy despistados.
  • Cocina: si pintas la pared de pizarra, podrás tener siempre a mano la lista de la compra y apuntar todo lo que se te vaya ocurriendo en el mismo momento. Pero además, conseguirás darle un toque muy original a la estancia. También puedes pintar la barra americana o algunos muebles para que tus hijos se entretengan mientras cocinas.
  • Zonas de paso y entradas: la entrada también es un lugar perfecto para colocar una pizarra y de esta forma hacer una declaración de intenciones desde el primer momento. Puedes dejar mensajes para tus invitados y darles la bienvenida.