El aire acondicionado es un sistema que basa su funcionamiento en el ciclo frigorífico. Un sistema de climatización de este tipo extrae el calor del aire de la estancia en la que este ubicado y se quiera climatizar.

Llega el verano y con él las altas temperaturas. Lo primero en lo que pensamos es si estamos preparados para sobrellevarlo o si tenemos que poner a punto nuestros equipos de refrigeración.

 

Mantén el confort de tu casa

 

Si se repiten las continuas olas de calor a las que venimos estando acostumbrados puede que los equipos de refrigeración -ya sea el aire acondicionado o los ventiladores- necesiten una reparación o una revisión para su optima utilización.

Por nuestro bien y el de todas las personas que están en casa, debemos evitar que llegue el verano para realizar un mantenimiento constante de nuestro aire acondicionado. No es sólo una cuestión de funcionamiento, también, es una cuestión de salud.

Por lo tanto, hay que limpiar nuestros equipos de vez en cuando y no sólo al inicio de cada verano. Una limpieza de filtros ayuda a retener y filtrar las partículas de polvo, las esporas de moho y otros organismos que son perjudiciales para la salud que están circulando por nuestra casa.

Si utilizas el aire acondicionado en invierno, aprovechando la función de bomba de calor, debes tener en cuenta algunas observaciones para que el confort se mantenga. En invierno se suele tener mejor rendimiento, los equipos suelen tener mayor capacidad calorífica que frigorífica. Por estas razones es muy importante mantener los equipos a punto en todas las épocas del año.

Existen dos pequeñas acciones de mantenimiento que deberemos tener en cuenta a principios de temporada fría que permitirá que, cuando llegue la primavera, nuestro aire funcione correctamente. Para que el equipo de aire acondicionado expulse aire frío o cálido, dispone de un circuito frigorífico cerrado herméticamente. Para ello, es necesario mantener limpios los intercambiadores y filtros.

 

¿Qué consejos a seguir debes tener en cuenta?

 

  • Limpiar los filtros
  • Limpiar los intercambiadores
  • Tratar los malos olores
  • No cubrir el aparato
  • Encenderlo de vez en cuando

 

 

¿Qué hay que tener en cuenta para hacer un uso correcto del aire acondicionado?

 

Los intercambiadores son unas láminas que se ven cuando se retiran los filtros. Para limpiarlos tenemos que hacerlo con un pincel o brocha, para que permita retirar poco a poco los restos de suciedad.

Si con un pincel no te quedas tranquilo, existen diversos productos y formas de hacerlo como un desinfectante o producto específico para este fin. Con esta limpieza garantizas que el equipo este completamente protegido en cada estación del año.

Cada dos años es aconsejable recurrir a un profesional para que evalúe el estado de nuestros equipos y sigan un mantenimiento del aire acondicionado.

 

¡No sufras este verano y disfruta de un equipo de aire acondicionado en condiciones!