Llega la estación más deseada por todos, verano, y nuestra mente ya esta pensando en tips para una decoración veraniega de diez.

Los largos y cálidos días de verano parece que van empezando. Es tiempo de refrescar los ambientes de la casa y de llevar un poco de la naturaleza al interior de nuestro hogar.

Cuando pensamos en la decoración veraniega aparecen aspectos como luz, colores vivos o blancos, frescura y libertad.

Decimos adiós a la primavera y recibimos al verano

La primavera ya de por si nos gusta porque parece que nos vamos desprendiendo del largo invierno y damos paso a una estación un poco más próxima a la esperada por todos, el verano.

Nos olvidamos de las prendas oscuras, las mantas, la poca luz, o todo aquello que nos recuerde al largo invierno.  Es el momento de sustituir las mantas del sofá por telas más ligeras y frescas. También, el cambiar las fundas de los cojines y ponerlas más vivas aportaran a la estancia alegría.

Buscamos decoración veraniega donde sea, pintando paredes o muebles con tonos vivos o pasteles: amarillo, verde, azul, rosa o el preferido por muchos, el blanco. ¡Nada ilumina más que el color blanco!

 

Las plantas dan vida a cualquier rincón

 

Decorar tu hogar con plantas es la mejor decisión durante esta estación. ¿Te imaginas colocar plantas por toda la casa? No limites el incluir flores solo en lugares más transitados, piensa en todos los rincones.

Llena los jarrones o las cestas de mimbre de flores campestres o plantas salvajes y evita otros adornos que pueden provocar gastos innecesarios. En la cocina se puede colocar un jarrón de cristal con agua y un ramo de hierbas frescas para cocinar que también sirven de decoración.

 

El mimbre es el material del verano

La resistencia, la ligereza y la elegancia son aspectos que definen al mimbre. Es un material conocido, y muy recurrente en la mayoría de los jardines.

Incluir en nuestra terraza mimbre es la mejor opción porque es un material resistente al sol, al agua y a las altas temperaturas.