Conforme nuestros hijos van creciendo, crear un espacio dedicado únicamente al estudio en casa es de vital importancia, pues el tiempo que dedicarán a los deberes y a estudiar irá cada vez más en aumento. Y es que, el crear en tu hogar una estancia específica para ello potenciará su rendimiento académico.

De primeras, parece fácil y sencillo configurar correctamente un estudio eficiente en casa. Sin embargo, para conseguirlo, es recomendable seguir una serie de consejos a tener en cuenta. Solo así seremos de gran ayuda para que cualquier estudiante consiga el éxito académico. Si quieres asegurarte de que el lugar destinado a esta tarea es el idóneo, te recomendamos seguir los consejos que te aportamos a continuación para que los más pequeños y no tan pequeños se sientan cómodos y realizados estudiando en casa.

Hoy, te detallaremos la importancia que tienen algunos elementos en una sala de estudio. El objetivo es conseguir un lugar tranquilo, espacioso y silencioso donde todo aquel que lo desee pueda concentrarse en su proceso educativo. ¡Disponer en tu hogar de una estancia como si de una mini escuela privada se tratara es vital!

¿Cómo crear una buena estancia para estudiar en casa? 

Un espacio de estudio en casa ofrece siempre un entorno en el que puedes leer lo más alto posible, sentirte cómodo al respecto, e incluso puedes escuchar música mientras estudias. Por lo general, la mayoría de los estudiantes prefieren estudiar en casa, por lo que es comprensible que queramos tener una estancia adecuada y adaptada en nuestro hogar para ello. Te detallamos 5 aspectos para poder conseguirla:

Lo primero, debemos analizar la estancia que será nuestra sala de estudio

Como todos sabemos, cada casa es un mundo y el espacio del que dispongamos va a condicionarnos mucho, pues no es lo mismo una casa de 70 m2 que una casa de 120 m2. Sin embargo, independientemente de lo grande que pueda ser tu vivienda, lo que siempre tenemos que hacer es analizar nuestro hogar y estudiar las posibilidades de las que disponemos: ver diferentes espacios y saber cómo podemos adaptar un lugar específico a una zona de estudio.

Es posible que, una vez analizadas todas las estancias, no podamos asignar una habitación completa para estudiar. En estos casos, se puede recurrir a la zonificación, es decir, dejar una sección de la habitación para que sirva como espacio de estudio, la sala de estar o incluso parte del salón- comedor. En este último caso, se puede separar del resto del espacio con un biombo o armario.

Ahora bien, sea cual sea el espacio elegido, es importante que sea tranquilo y un lugar sin ruidos donde poder concentrarse.

Si dedicas una estancia del hogar al estudio, elige el color correcto 

Para estudiar concentrado y de una forma centrada, lo mejor será que la estancia escogida para el estudio en casa no abuse de los tonos saturados ni demasiado vibrantes. Y es que, los colores brillantes o demasiado llamativos pueden distraer y abrumar el cerebro, mientras que los tonos neutros ayudan a disociarse del entorno y a mantener el enfoque.

Algunos colores que no se recomiendan para este tipo de estancias son el azul, el morado o el rojo. ¿Lo sabías?

Importancia de una iluminación adecuada 

Para estudiar o trabajar en casa, una de las cosas más importantes es tener en cuenta la iluminación. Los oftalmólogos recomiendan el uso de la luz natural, ya que es beneficiosa para la visión e induce a la concentración. Por ello, es recomendable que siempre la mesa en la que se estudie se ubique junto a una ventana, ya sea frente a ella o de modo que la luz caiga del lado izquierdo.

Si el estudio se realiza de modo nocturno, es necesario proporcionar una buena iluminación artificial cálida. Es importante que la persona que estudia siempre tenga en esta estancia suficiente luz para que no fuerce la vista y no se canse durante las horas que le llevará estudiar.

El mobiliario es fundamental 

Es uno de los elementos principales. El requisito principal para el mobiliario de esta estancia es su funcionalidad y simplicidad. Comienza eligiendo un escritorio ergonómico adecuado. Idealmente, debe estar equipado con estantes para libros de texto o cajones adicionales para almacenamiento.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la silla elegida. Debe ser una silla de oficina con la capacidad de ajustar su altura y el ángulo de inclinación de su respaldo. Solo así la persona que esté en esta estancia estudiando tendrá una postura saludable, evitará la tensión muscular y, como resultado, problemas de espalda y dolores de cabeza.

Un ambiente con ventilación adecuada  

La temperatura también juega un papel muy importante en la productividad. Independientemente de la estación del año, y de si hace frío o calor, la zona de estudio siempre deberá estar bien ventilada y con una temperatura adecuada.

Si el ambiente es frío, ocasionará inquietud e incomodidad al tener que recurrir a mantas o abrigos para estudiar. En cambio, si el ambiente es caluroso, esto provocará estrés y tensión, lo que hará que no se produzca una buena capacidad de atención.

Ahora que ya conoces la importancia que tiene disponer de una estancia para estudiar en casa, debes prestar atención a todo lo relacionado con ello, para así crear en todo momento un lugar de estudio óptimo. ¿Te animas a ello?