Cómo quitar la humedad de las paredes es una de las grandes preocupaciones que suelen tener los habitantes de las viviendas o casas donde acontece este desagradable problema. Y es que, paredes amarillas o superficies con moho son el efecto del denominado factor humedad. Generalmente, se suele manifestar en las paredes de casas antiguas, habitaciones que tienen poca exposición a la luz solar o en viviendas que están sometidas a largos periodos lluviosos.

Sin embargo, existen otras muchas razones por las que se puede ocasionar la humedad, pues las fugas de agua en tuberías o desagües bloqueados que originan acumulación de agua en canalones o canaletas, son otros de los muchos motivos.

Además de ello, el exceso de humedad no solamente genera una falta de bienestar en el hogar, sino que también trae consigo la proliferación de virus y bacterias los cuales tienen efectos negativos en la estructura de los edificios y en la salud de sus habitantes, provocando problemas respiratorios, congestión nasal, dolor de garganta y reumatismo. Por todos estos motivos, es importante conocer cómo eliminar la humedad de las paredes de tu vivienda.

Como la prevención es siempre la mejor arma, en Vía Célere te indicamos unos consejos y pasos que debes seguir para saber cómo quitar la humedad y cómo prevenirla antes de que salga. ¡Sigue leyendo para acabar con este problema y vivir en un hogar confortable!

Pasos a seguir para quitar la humedad de las paredes de tu vivienda

Ver una humedad en casa es sinónimo de agobio, ya que lo primero que pensamos es cómo podremos quitarla. Pues bien, hoy te indicamos una serie de pasos sencillos para que sepas el modo de proceder si en algún momento te ves en esta situación: 

  1. Protégete: Nunca te pongas a quitar una humedad sin proteger tu rostro y manos, ya que los productos que utilices te pueden dañar. Además, también es importante despejar la zona en la que vayas a trabajar.  
  2. Identifica el problema: Si la humedad es de características considerables es probable que quizá necesites recurrir a un profesional. Sin embargo, si consideras que puedes hacer frente a ella, comienza aplicando productos específicos como silicona líquida para tapar el poro mediante el cual se ha producido la filtración. 
  3. Repara la parte deteriorada de la pared: Para ello, retírala con una espátula o lija y posteriormente, recoge los restos y limpia el polvo que se haya generado.  
  4. Aplica un producto específico sobre la zona afectada: Hay productos domésticos muy útiles para bloquear la humedad. Por ejemplo, en espacios cerrados la sal marina o de grano es una sustancia que ayuda a terminar con la humedad. El bicarbonato de sodio es otro producto muy útil que ayuda a quitar manchas y el mal olor por humedad de las paredes. Sin embargo, y a pesar de que existen productos caseros realmente válidos, te recomendamos que siempre acudas a un sitio especializado a que te indiquen y aconsejen cuál es el producto mejor para cada caso en particular.
  5. Cubre con masilla antihumedad la zona dañada: Una vez esté la pared seca, lijada y limpia cúbrela con una masilla adecuada.
  6. Aplica pintura antihumedad o antimoho: Es una manera de que no vuelva a aparecer el mismo problema en el futuro.

¿Cómo evitar la reaparición de la humedad en las paredes de tu hogar?

Durante el proceso de diseño de una casa, es importante seguir algunas precauciones que te ayudarán a mantener estancias saludables. Garantizar un buen aislamiento térmico, reforzando las estructuras principales de los pisos y techos con hormigón es fundamental. De todos modos, ningún hogar está exento de poder sufrirlas. En este caso, te indicamos diez consejos que son muy útiles evitar su reaparición en el caso de que ya las hayas sufrido con anterioridad:

  • Conoce cuál es su origen

Quitar la humedad de la pared que esté afectada de tu vivienda siempre será más fácil y sencillo si conocemos el origen de la misma. Para ello, es importante saber que existen tres tipos de humedades habituales según la causa que las provoca:

1.1. Por capilaridad: El agua puede acceder por los poros que existen entre los materiales de construcción. Se suelen producir en sótanos o trasteros y para eliminarlas se suele recurrir a trabajos en profundidad que rehabiliten el área afectada

1.2. Filtraciones de agua desde el exterior: Se produce cuando la pared no cuenta con materiales de aislamiento adecuados y cuenta con fisuras o juntas en mal estado. Se producen por efectos de la lluvia o tuberías en mal estado que filtran el agua al interior de la casa.

1.3. Por condensación: Se suelen producir en espacios interiores debido a la diferencia de temperaturas entre el interior y el exterior.

  • Ventila los espacios periódicamente: Así evitarás la acumulación de moho y ácaros. El aire y la luz solar renovarán el ambiente interior e impedirán que las bacterias se acumulen.
  • Si has tenido anteriormente una humedad, nunca debes tapar la zona: ¿El motivo? Cubrir los desperfectos empeorará el área que se ha visto afectado dando lugar a que pueda empeorar. Debemos favorecer que en esa zona circule el aire y una correcta ventilación.
  • No tiendas ropa dentro de casa o determinadas estancias: Así evitarás la aparición de humedades y de olores desagradables.
  • No abuses de la calefacción: Si la usas a temperatura ambiente esquivarás la condensación.
  • Aplica impermeabilizante para techo: Cuando ya hemos tenido un problema de humedad, lo mejor es impermeabilizar los techos de formar preventiva.
  • Usa pinturas transpirables: Este tipo de pinturas aíslan la humedad e impiden su condensación.
  • Mejora el aislamiento de las ventanas: ¿Cómo? Mediante un cierre más hermético. Así se evitará que el aire se condense.
  • Haz uso de algún deshumidificador: Este aparato de climatización elimina la humedad del aire.
  • Minimiza la cantidad de plantas de interior en casa: Liberan vapor de agua, lo que genera aire húmero y también captura la humedad del aire.

Podemos concluir este artículo, afirmando que la acumulación de agua en un hogar siempre es un problema añadido que nos genera preocupación porque daña las paredes y estructura del edificio. Sin embargo, afortunadamente, existen una serie de medidas preventivas que nos ayuda a quitar la humedad de la pared y a evitar su reaparición. Y es que, después de todo, ¡más vale prevenir que curar!